Las tres “E”. Segunda Columna

Segunda columna de Sue Gere publicada en la Revista nº 4 por “El Musicógrafo”

Emotion, Energy, Entertainment

by Sue Gere

Era el año 2003 y yo estaba estudiando producción en Barcelona. David, uno de mis compañeros de clase, un tío muy majete y fanático de Metallica, sabía que en cualquier momento iban a sacar un disco nuevo y, en cuanto esto ocurrió, fue de los primeros en presentarse en una tienda de discos de la calle Tallers para hacerse con una copia.

Tal y como nos contó después, al llegar a su casa y poner el disco se dio cuenta de que algo no iba bien. El sonido era seco y chillón, sobre todo la caja de la batería, que sonaba con un armónico muy áspero y constante, y en general tenía un sonido muy seco. Sacó el CD del reproductor, volvió a la tienda de discos y le dijo al dependiente: “Este CD no está bien, suena raro, parece defectuoso.”, ante la incredulidad del chaval de la tienda, David insistió: “No quiero parecer prepotente, pero soy técnico de sonido y se de lo que hablo…”. En la misma tienda estuvieron probando varios CDs y algún vinilo hasta que mi amigo se convenció de que el álbum sonaba así. Estuvimos mucho tiempo riéndonos con él (y de él XD) cuándo contaba esa anécdota.

Lo cierto es que “St. Anger” le costó a Bob Rock su puesto como productor “a nómina” de Metallica, incluso se crearon plataformas en internet de fans cabreados pidiendo que no volviera a trabajar jamás con la banda. ¿Realmente era tan mala esa producción?

Estamos hablando de Bob Rock, este tío ha producido “Dr. Feelgood” de Mötley Crüe, “Sonic Temple” de The Cult y, no lo olvidemos, el disco mejor considerado a día de hoy como el que mejor suena en el mundo del hard rock y el metal: el “Black album” de Metallica.

Ya antes de la edición de “St. Anger”, el grupo había estado comentando que querían dar una vuelta de tuerca con el sonido del disco, querían que sonara como si el oyente estuviera en la sala de ensayo con ellos, crudo y sin demasiados efectos, teniendo eso como premisa ¿No es exáctamente así como suena este disco? Yo tengo tendencia a considerar “St. Anger” como una exquisitez del mundo de la producción, una jugada arriesgada que no contó con el apoyo de los fans (el bajo nivel a nivel compositivo que atravesaban Metallica en ese momento quizá tambien influyó), pero que fue acojonantemente bien realizada a nivel técnico. Todo, absolutamente todo, suena perfecto si tenemos en cuenta la dirección en la que se le pidió a Bob Rock que llevara el sonido de esos temas. Quizás Metallica no era la mejor banda para realizar este tipo de experimentos, y eso no lo voy a discutir, pero en mi opinión ese disco fue la confirmación de que Mr. Rock es uno de los mejores productores de la historia. Irónicamente esa producción le costó su trabajo e incluso tuvo que “esconderse” de las redes sociales durante años debido a las amenazas y el “hate mail” que recibía a diario y confinarse en su estudio de Maoui, en Hawai.

Varios años después, Metallica sacaron “Death Magnetic”, producido por otro grande: Rick Rubin, con un sonido muy directo, seco y muy comprimido que no gustó a todos pero que gozó de una aceptación mucho mayor que su antecesor. De pronto, empezaron a aparecer en YouTube remezclas de esos temas que sonaban infinitamente mejor que el disco, con más dinámica y profundidad. Un tipo que firmaba con pseudónimo había remezclado “Death Magnetic” y sonaba mejor que el trabajo realizado por Rick Rubin y, por si fuera poco, lo había hecho a partir de… ¡Las pistas del Guitar Hero! ¡El videojuego! Cuando se hubo creado suficiente espectación alrededor del misterioso productor (creedme, en todos los foros de sonido se hablaba de ello…), Bob Rock culminó su poética venganza y confirmo lo que algunos sospechaban: Él era el autor de esas mezclas.